Según vibras atraes

Todo es energía, esto lo han demostrado los mejores científicos del mundo y a través de la energía se han creado muchos inventos. Ahora bien, sin entrar en profundidades de la física cuántica que me encanta, pero reconozco que no se mucho de ello,

Imaginen que estamos cubiertos por un óvalo de energía,  o envueltos en un globo que ocupa todo el espacio que está a nuestro alrededor,  la medida sería más o menos estando de pie con las piernas y los  brazos también bien abiertos (como la foto que coloco aquí) arriba y abajo la misma proporción. Algo similar a la figura de Vitrubio.

   Vale,  ahora imagina que ese globo lleno la energía es impenetrable, nada entra, nada sale…. Todo aquello que compone tu cuerpo crea una vibración que llena tu globo, pensamientos, palabras, acciones, lo que ves, lo que hueles, lo que sientes, etcétera. Solo tú tienes la capacidad digamos de cambiar lo que vibra dentro.

Muy bien, toda tu vibración se mueve rápidamente dentro de sí misma, obviamente todo este  movimiento es recibido por el cuerpo. La fuerza de la vibración que se genera dentro  emite hacia afuera ondas (como la foto azul). Como cuando tiras una piedra en el agua y hace ondas. Pues bien, esas ondas buscan conectar con la misma frecuencia.  Se crea una conexión de ondas iguales o similares.

Ahora, imagina que por una situación determinada entraste en la frecuencia del miedo, por ejemplo amaneciste preocupada, preocupado por una situación que no has resuelto y tienes miedo que no pueda salir bien. Llamemos por ejemplo a este tipo de vibración 3.

Teniendo en cuenta que a nuestro alrededor todas las personas y situaciones vibran de la misma forma, por lo tanto tus ondas por expansión y comunicación buscarán conectar con el 3 (que hemos llamado miedo).

Si esa mañana vas a un lugar público tus ondas buscarán el 3, conectarán automáticamente con personas que estén vibrando en la misma sintonía. Si estuvieses en casa inconscientemente buscaras aquello que vibre en 3, si no conectas con ello, pueden pasar dos cosas, o bien alguna de las personas que viven contigo que vibran en una sintonía de serenidad o amor, puede emanar ondas que cambien tu frecuencia.  O bien, tus ondas son tan fuertes, de alta intensidad que haces tú que el otro conecte con tus ondas de miedo (dependerá de la fuerza que pongas en ello)  O bien los artículos del hogar, sobre todo aquellos que son electrónicos,  vibraran en esa frecuencia. (como por ejemplo cuando se queman los focos, se daña el ordenador, la caldera etc.)

Por lo tanto si quieres conectar con lo que “SI” deseas, cambia la vibración. ¿Cómo? A través de la música por ejemplo, de personas, videos, naturaleza, el mar, las mascotas son una fuente maravillosa de conexión.

Practica, hazlo como un juego. Diviértete con ello. Atrae una sonrisa, por ejemplo.

Tú puedes crear tu mundo. Y me dirás sí, pero las circunstancias que me rodean no me favorecen… Aunque no puedas cambiar lo que te rodea puedes cambiar la vibración de tu cuerpo, de tu ser y por ende la vibración de tu casa.

Tú crees,  tú creas.

Clairet Reyes